Archive for 4 abril 2012

“… No hay hecho más real que este escrito sigue siendo todo intenso profundo desolado”

Entrevista a Luciana Romano

Luciana Romano es una poetiza que nace en 1977 en la Ciudad de Buenos Aires, se inicia escribiendo cuentos, cursa la carrera de cinematografía en Lomas de Zamora y en 1997 gana el premio al mejor guión, muchos hemos visto sus talones filmados en la escalera del Instituto del Profesorado “Alicia Moreau de Justo” para algún video-poema. En 1998 funda el Grupo “Etcétera” que tuviera como sede la ex imprenta-editorial Argonauta dirigida por Juan Andralis. Desde 2003 colabora en la organización del especio “Video Bardo”. “Vapor de fotos” es su primer libro de poemas que contó con el apoyo del fondo del Fondo Cultura B.A.

-¿Cuándo comenzaste a escribir y qué te llevó a hacerlo como una actividad permanente?

-Es difícil precisar un comienzo, sin dudas fue el diario íntimo el primer espacio donde escribía fuera de las peticiones escolares. Escribía cualquier tipo de cosas ahí, frases sueltas propias o ajenas, trascripción de grafitis, desahogos cotidianos. Eso habrá empezado calculo yo cerca de los 10 11 años y se extendió unos años durante la adolescencia en los cuales fui incorporando algo que yo suponía “letras de canciones” con un cierto ritmo que olvidaba en muy poco tiempo. Lo que sí recuerdo fue la primera vez que escribí un cuento, fue a los 13, no me acuerdo de que trataba pero ahí fue como que tuve la primera sensación de decir- escribí algo guau- y que costó, que hubo que pensarlo. Las “letras de canciones” no me llevaban tiempo, salían de un tirón. Ese año escribí varios cuentos que tiré al año siguiente porque no me gustaban. Qué me llevaba a hacerlo es una muy buena pregunta para la que no tengo mucha explicación, supongo que siempre fue más o menos lo mismo. Se me ocurría una “canción” o una historia y ¿Qué otra podía hacer que escribirla? Jamás se me ocurrió esa pregunta. Gracias.

– ¿Cómo viviste los 90, en cuanto a la actividad cultural?.Existe un corte aquí.

– Bueno los 90’ fueron los años más productivos a nivel artístico personal. Por esos años incursioné en todas las áreas, plástica, teatro, algún que otro arrojo musical… fueron años de búsqueda exquisita donde descubrí que las letras de canciones eran poemas y que ese era el modo de expresarme con el que me sentía más a gusto. Mientras que a nivel macro cultural parecía que llegaba el comienzo de la frivolidad, no era lo que yo percibía en ese entonces. Calculá que en el 90 tenía 12 años y hasta los 15 sabía poco y nada del mundo artístico y político, del mundo en general.

– ¿En qué consistió el grupo “Etcetera” y qué te dejó como artista?

-Fue un grupo de arte y política que formé junto con otros chicos en el trascurso del 97 98 y que definitivamente es muy largo de explicar en que consistió porque se fue construyendo día a día pero básicamente queríamos un lugar donde poder experimentar distintas artes y donde pudiéramos a la vez darle un contenido político. Muchos habíamos pasado por algunos partidos de izquierda y habíamos salido con la idea de que los espacios políticos no tenían centrado su interés en el arte, en ese momento. El arte de los partidos se reducía a pintar banderas y pancartas con frases nada poéticas digamos. Entonces fueron dos ejes,  a la vez por un lado el tema del espacio físico concreto donde experimentar todas las artes de forma autodidacta, estabámos hartos de maestros, profesores o cualquier tipo de directiva partidaria. Y como no teníamos los medios para poder tener un espacio físico indispensable para lo que queríamos, decidimos ocupar. Y eso ya da para largo así que resumiré diciendo que pasamos en menos de 6 meses por tres lugares hasta instalarnos por azar objetivo en la antigua imprenta y editorial Argonauta. Me dejó mucho, fui armando todo ese proceso. A nivel de trabajo en grupo fue un master jaja y a nivel de trabajo artístico personal fue un lugar donde descubrí que mi vida nunca estaría muy lejos de una biblioteca jaja.

– Te parece que aportó al movimiento contracultural este grupo?. ¿Por qué?

Sí, definitivamente aportó y sigue aportando mucho fue una experiencia de rescatar utopías y tratar de llevarlas a la práctica. Cuando por fin nos instalamos en esa imprenta y luego de un buen tiempo empezamos a pensar que si bien no queríamos direcciones políticas y partidarias, no queríamos tampoco quedar solo aferrados al área artística y así fue como empezamos a acercarnos a H.I.J.O.S., que eran pibes que habían nacido más o menos en la misma época que nosotros y al ser una organización de derechos humanos donde lo político no implicaba lo partidario creímos que era un buen espacio para desarrollarnos y por suerte a los H.I.J.OS les pareció también algo que sumaba y que era importante para sus objetivos de ese momento. Ahí fue que en escrache a Sánchez Ruiz incursionamos con una performance que representaba las crueldades de este Médico de la muerte y con las bombas de pintura para señalar la casa de los genocidas. Y creo que a nivel contracutural fue una experiencia que aportó a las practicas en general, las performance sobre todo fue una práctica que creo “Etc”,  reavivó por lo menos en las marchas. En el circuito contracultural “Etc” creo que aportó esto de la autodidaxia en la formación. Las sucesivas tomas también siento que aportaron al circuito contracultural en el sentido de decir, estos pibes lo hicieron, se puede algo así. Nosotros ocupamos en el 98 en el abasto cuando el barrio estaba siendo desalojado para hacer el shoping, eran tiempos donde nadie pensaba en ocupar un lugar para hacer allí arte. La gente que ocupaba lo hacía por necesidad habitacional y creo que “Etc” abrió las cabezas en ese sentido, no sólo por necesidad habitacional se puede pensar en ocupar. El arte y la vida son un todo y la necesidad de producir arte es una necesidad vital del ser humano.

– ¿Cuáles son los nudos de significado centrales en tu libro “Vapor de foto”?

-Los nudos de significados realmente no son premeditados y por eso quizás no es muy fácil para mi explicar de qué tratan esos nudos de significados, pero en general vapor de foto se mueve por sus divisiones dentro de las que para mí están los significados. Algo que subyace.

– ¿Fuiste descubriendo los sentido centrales u obsesiones propias o fue una decisión consiente?

-Tanto “Vapor de fotos” como el libro inédito que estoy armando tuvieron el mismo proceso de organización. Soy una antología de mí. Primero hago una selección de los poemas que me gustan, después los releo una y otra vez y los voy ubicando de forma tal que para mí tienen alguna relación, sin que sepa a ciencia cierta cuál, armo divisiones en ese todo intuitivamente. En general los poemas pasean bastante antes de ubicarse en el lugar definitivo. Todo ese proceso en general no lleva menos de un año, hasta que claro los nudos de significados se van construyendo, ahí el lugar dentro de cada división es más rápido, digamos que ya está más cerca su organización definitiva.

– ¿Qué significa la poesía para vos?

– La poesía para mi significa ese lugar donde la realidad deja de ser narrativa, donde los sentidos de las palabras y los significados pueden hacer del mundo otra realidad.

– ¿El hecho de ser mujer, influye en tu escritura?. Por qué ?

– Creo que influye todo lo que soy en lo que escribo, de forma casi determinante, así que el ser mujer también influye. Claro que en vapor de foto hay una preocupación en torno a esa premisa de mujer que tiene como mandato social procrear y toda la vorágine de crueldades que se desprenden de esa nefasta concepción de la mujer, pero eso tuvo que ver con uno de los nudos de significado del libro pero no con todos, creo yo. En el inédito esa preocupación está ausente. Creo sinceramente que todo lo que soy es carne de poesía y ese ser es multifacético.

– ¿Cuáles fueron los autores o autoras mas importantes para vos?. Por qué

– En primer lugar, y sin demagogias uno de los autores más importantes para mí, para mi formación dentro de la poesía es sin lugar a dudas Spinetta, me hizo conocer autores como Artaud o Prevert (al que escuché nombraba en una entrevista y salí a buscar sus libros, sus poemas) Además de eso el flaco me dio esa perspectiva de que lo que yo creía letras de canciones eran poemas, digamos que fue una de las guías más importantes para mi. Después los autores surrealistas franceses menos Bretón, que nunca me gustó ni me pareció auténtico y los argentinos Edgard Bayley, Pelegrini, Enrique Molina, y Gustavo Aguirre aunque no entre dentro del surrealismo argentino fue un autor que descubrí y me gustó mucho. Hay un libro maravilloso que se llama Poesía Buenos Aires que junto con la antología surrealista dirigida por Pelegrini fueron y siguen siendo lecturas centrales.

– El trabajo con el lenguaje en tus poemas es muy importante: ¿qué pensás encontrar en la búsquedas de las formas?, ¿qué valor le otorgas a las vanguardias?

– Busco en el lenguaje las posibilidades infinitas que tiene de comunicar a través de una poética que exprese y transmita sin explicar. El lugar que le otorgo a la vanguardia es relativo, por un lado me gustan leerlos pero a la hora de escribir soy creo muy tradicional, claro que hoy el surrealismo vaciado de contenido es ya tan canónico que me parece es una risotada del destino para esos escritores.

– ¿Hay una relación entre la vida y la literatura o son carriles distintos? ¿Existe el arte comprometido?

– Leo como te decía anteriormente que uno escribe lo que es, lo que si eso del arte comprometido me da un poco de escalofrío.. digo mi poesía es comprometida desde el momento en que soy sincera en mi poesía, si a veces tienen crítica social es un detalle para mí. El arte comprometido, el nombre, la clasificación me parece más una postura políticamente correcta que una actitud frente a la vida. Mi poesía esta comprometida conmigo como yo con ella en esa dialéctica nunca voy a dejar de ser comprometida yo con lo que escribo. Después si lo que escribo esta comprometido con la realidad política eso es un asunto temático, que va y viene por suerte no me quedo en temas sino me aburruría tanto, tanto, escribiendo siempre de lo mismo, o siempre de la misma forma…

-¿Qué valor tiene la poesía en la sociedad hoy?.¿Cuál es el poder de su palabra, si es que a tiene?

– Creo que a la poesía para muchos es algo así como una vieja pesada y que muchas veces se olvidan que la poesía puede y está en todos lados y que no es exclusivamente una serie de palabras escritas. Veo que las metáforas por ejemplo están en muchos discursos de presentadores de programas de tv y que todo el tiempo aparecen recursos poéticos en la tv en programas que no tiene de poético más que eso. Un ejemplo es Mariano Peluffo, ese tipo está todo el tiempo jugando con recursos lingüísticos en sus intervenciones televisivas desde las metáforas a las analogías, claro no está visto como un poeta ni muchísimo menos digo que lo sea pero lo advierto en otros casos y eso hace que diga que la importancia de la poesía para la sociedad es muy grande, estará camuflada de superficialidad, estará envuelta en un producto comercial pero está  vigente también en la calle y en la cotidianeidad de todos. Cuando un pibe le dice al otro “gato” le está diciendo algo distinto al significante animal, está cargando su palabra de sentido en ese contexto, quizás a otro le diga lo mismo con otra intención comunicativa, esa palabra es de una versatilidad asombrosa en el lenguaje corriente. La gracia, el hecho de ver lo poético está en la capacidad par advertirla, para escucharla, pero está y es de gran importancia en el lenguaje corriente.

-¿Se enseña poesía en las escuelas, se puede enseñar la poesía?

– No se ve en el profesorado, en la formación docente así que difícil que se vea en la escuela secundaria, es el género paria que todos dejan para el final del programa al que casualmente nunca se llega. Creo que es una cuestión de no saber que hacer con un género que parece descarta la comprensión, la explicación y todas esas series de expectativas que los docentes esperan de sus alumnos. Es un género tan inútil como imprescindible por eso mismo, porque no rehúye de plano a ser pasto escolar, por eso me sorprende que los docentes de literatura y todos en general se quejen de que los chicos no entienden nada pero a la vez ni locos les dan un género donde no haya que entender…

– ¿La mujer tiene para vos un desarrollo en la literatura más importante? ¿Qué pensás con respecto a la escritura de mujeres, te sirve leer mujeres en cuanto a sus problemáticas o consideras que es igual?

– Igual que con el tema de la poesía comprometida me parece que eso de reivindicar la poética femenina, solo por estar hecha por mujeres últimamente obedece a una forma de ser correcto políticamente. Creo no obstante que la poesía hecha por mujeres tiene características que a lo largo del tiempo se han ido consolidando más allá de una moda del momento. Es evidente que nos hemos tenido que hacer un lugar y que ese lugar no siempre fue ni prestigioso ni pertinente ni digerible ni cómodo ni muchos menos igualitario, como en el resto de las áreas de las prácticas sociales, pero no creo que se defina por el género ni por el sexo, sino por temáticas, por símbolos recurrentes que obedecen a ese lugar que hubo que hacerse, de resistencia de estar por fuera. Hay un poema de Susana Tenhon que dice exactamente lo que pienso al respecto que trata de una mujer que viene a hacer una antología

“para hacer una antología/de escritoras en vías de desarrollo/desarrolladas y también menopáusicas/aunque es cosa sabida que sea como fuere/todas las que escribieron y escribirán en Argentina/ya pertenecen a la generación del 60″

y remata diciendo  “es una antología democrática/pero por favor no me traigas //ni sanas ni independientes”

He combatido personalmente desde lo lingüístico para salir de esa estereotipación, alejarme del dolor, de la angustia. Esto lo digo pos, muy pos” vapor de foto”, donde de alguna manera había una cierta comodidad con respecto a ese lugar. A la hora de escribir cualquier cosa puede ser el disparador, servirme o no servirme, es muy azaroso.

– ¿Cuáles son tus búsquedas estéticas actualmente? ¿Hay una relación entre la ética y la estética o no?

– El último libro “7 pájaros, 3 perros, 2 mariposas y un pez” es casi una conquista a la síntesis que buscaba también en “Vapor de foto”, pero este libro es completamente diferente está cargado de un aire bucólico si se quiere alejada de lo humano. Creo que la relación entre estética y ética es personal. En la medida que me soy fiel respetando mi búsqueda estoy siendo ética. Por otro lado, justo es decirlo, no tengo opción jaja; nadie me ha ofrecido nada para torcer mi voluntad.

“… Es imperioso velar muertos vivos
para resucitar en la frente de los deseos…”

Anuncios